Una cuestión de Fe

Tanto tiempo pensando en negativo, cuando tan solo tenía que sentarme un instante y observar el mundo sin el cinismo de la decadencia moderna. Tengo Fe en el ser humano porque si no lo hiciese no tendría sentido vivir. Tengo Fe en el futuro, porque todo proceso de maduración toma su tiempo y somos una …

El muro asturiano

La administración pública, o algún enchufe en una subcontrata de la administración.   ¿Quieres progresar en Asturias?, empieza a hacerte a la idea de que, si no es en una de estas dos ramas, el único progreso que encontrarás en el Principado será en un supermercado, una cadena de comida rápida, u hostelería, o en …

Dios salve al hombre

Y Dios llegó con su mano abierta y aupó a los cielos al condenado. Entre privaciones y delirios, el hombre de soslayo, observó a lo lejos como las nubes opacaban los truenos. La desilusión acuciante no acabó por perpetrar el crimen, pues fue su descendencia quien, sobre gritos y proclamas, fusilaron la razón. Acobardados, maniataron …

Miedo

Miedo que alumbra, el miedo que con su silencio condena el futuro. Hemos caminado por parajes disonantes, absortos en balanceo de un arbusto, evitando el aleteo del águila que sobrevolaba sobre nuestra triste alma. Hemos cercenado las esperanzas de un mundo que colisiona continuamente con nuestros deseos, resquebrajando poco a poco, esos sueños que construimos …

Ocaso

Soberanos aquellos que olvidan su pasado y no les importa repetirlo. Soberanos de sus actos. Soberanos de las consecuencias. Soberanos de sus decisiones. Soberanos de su destino. Soberanos de su final. Partícipes todos del caos que subyace de las decisiones de dos o tres personas, que, incapaces de comprender el mundo más allá de sus …

Y empezó la guerra

Volvemos sobre nuestros pasos, ajenos a los que gritaron nuestro nombre contra el viento. La metralla atraviesa la carne, la sangre fluye de la viejas heridas; y mientras tanto las pocas lágrimas que aún persisten en nuestras almas se envalentonan frente a la desidia. Olvidados como parias, no sin que los hombres y mujeres enterados …