El fin de la abundancia, la era del Tesla

Escuchaba al enormérrimo presidente francés, Emmanuel Jean Michel Frédéric Macron, así, con nombre completo y rimbombante, decirnos que la era de la abundancia en Europa había llegado a su fin, y teníamos que prepararnos para tiempos difíciles. Tiempos de escasez, donde la realidad nos daría un golpe que nos iba a dejar temblando para tres generaciones. Bueno, esto último me lo estoy inventando, pero se va captando a lo que me refiero bastante bien. 

Voy a corregir un poco el mensaje, porque creo que no se ha captado bien la esencia de lo que en realidad nos quería decir el pequeño aprendiz de Napoleón. El mismo que en cada nueva declaración parece ir perdiendo un poco más los papeles, muy semejante a nuestro inefable Sánchez.  

Cuando hablan del ‘fin de la abundancia’, no se refieren a que no puedas ir a comprar un kilo de arroz al supermercado; no te preocupes, que tendrás una preciosa cartilla de racionamiento que no te lo impida. No va a faltar nada básico, ni sufrirás una hambruna que te haga la operación bikini en pleno diciembre. Lo saben, y no es el discurso que están vendiendo, nada más lejos. Va enfocado hacia otro lado. Porque en realidad lo que te están diciendo es que se acaba la idea de que alguna vez podrás escapar de la miseria. Se acaba el sueño de prosperidad, de llegar a vivir lo suficientemente bien, que no tengas que preocuparte por comer cada condenado día que te toca seguir respirando en esta basura de sociedad. Cuando dicen que se acabó la ‘era de la abundancia’, lo que en realidad te están diciendo es que ya va siendo hora de que asumas tu lugar en la pirámide: la base. Sostendrás los remanentes de un sistema elitista y cerrado, donde ellos conducirán coches eléctricos último modelo, y usarán la electricidad que te roban de tu casa para poder cargarlo. Porque es ecologismo en vena, ¿o aun no lo entiendes? 

Mantendrán autopistas por las que no podrás circular con tus mamotretos contaminantes vía impuestos, por las que ellos rodarán de manera gratuita porque tienen pegatinas ECO. Del mismo modo que subvencionarás sus aparcamientos en el centro, porque ECO no paga zona azul, pero tú continuarás abonando religiosamente cualquier tasa que se les ocurra.  

Por el planeta. 

Tus sueños y anhelos de prosperar en la sociedad, de conseguir trepar en la pirámide, se han acabado. Tu sitio es el suelo y tienes que asumirlo como buen plebeyo. Porque de eso se trata, es lo que te están diciendo abiertamente, no que te vaya a costar comprar un kilo de arroz. Tan solo, que quizás no tengas luz para cocinar ese arroz, porque ellos la necesitarán para cargar sus Teslas, esos mismos que han adquirido pagando 7000 euros menos que te han quitado a ti vía impuestos, Ya sabes, por la sanidad y no sé qué milongas más. 

Bienvenido al nuevo mundo. 

Aplausos a las 20:00. 

Deja un comentario